Un diputado polaco de extrema derecha escandaliza al Parlamento al apagar con un extintor una menorá judía | Internacional

El Sejm, la Cámara baja del Parlamento polaco, celebraba este martes una sesión solemne que se ha visto empañada por un escándalo antisemita protagonizado por un diputado de la extrema derecha. Mientras los parlamentarios dirigían en el hemiciclo sus preguntas al recién nombrado Donald Tusk, antes de otorgar un voto de confianza a su propuesta de Gobierno, Grzegorz Braun, de Confederación, ha tomado un extintor y ha apagado una menorá, un candelabro judío encendido en el hall del edificio en una ceremonia por la festividad de Janucá.

Las imágenes de un Braun fuera de sí enfilando hacia la menorá y forcejeando cuando intentaban evitar que consumase su acción, han recorrido rápidamente las redes sociales polacas. La presencia de un buen número de periodistas internacionales por tratarse de una sesión crucial para el cambio de Gobierno del país, ha catapultado el escándalo más allá de las fronteras polacas.

El diputado, tras generar el caos con una espesa nube de polvo blanco en el hall del edificio, se ha dirigido a la tribuna del hemiciclo, donde ha calificado la fiesta de Janucá de “culto satánico”. Braun fue expulsado inmediatamente de la Cámara. “Es inaceptable. Esto no puede volver a pasar, es una vergüenza”, afirmó Tusk en declaraciones a la prensa.

La sesión se interrumpió brevemente mientras la presidencia del Sejm decidía cómo sancionar a Braun. En la reunión de emergencia, todos los participantes aprobaron una sanción que le priva de su salario durante tres meses y de la totalidad de la asignación parlamentaria durante otros seis, excepto Krzysztof Bosak, de Confederación, que se abstuvo. La Cámara informará a la Fiscalía sobre lo ocurrido y se plantea retirarle la inmunidad.

Todos los grupos parlamentarios han manifestado su rechazo a los hechos, incluido Confederación, pese a los titubeos de Bosak a la hora de penalizarle. Los partidos han pedido la expulsión de Braun tanto de su partido como de la Cámara. El próximo ministro de Justicia, Adam Bodnar, ha señalado en un mensaje en X, antes Twitter, que el diputado puede haber vulnerado hasta cuatro artículos del código penal. El tumulto que generó el episodio retrasó las intervenciones de los diputados y la votación sobre el Gobierno de Tusk.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Grzegorz Braun, este martes.DAWID ZUCHOWICZI/AGENCJA WYBORCZ (via REUTERS)

El presidente del Sejm, Szymon Holownia, había invitado a miembros de la comunidad judía, incluyendo al embajador de Israel, Yacov Livne, a la celebración anual de Janucá. Magdalena Gudzinska-Adamczyk, la mujer que intentó evitar el incidente y forcejeó con el ultraderechista, se mostró en shock en declaraciones a la prensa. “Esto es impensable para mí. Estamos en Polonia, en el siglo XXI, no estamos en 1939, ¿verdad?”, dijo ante las cámaras la doctora, con la cara cubierta de polvo blanco. “Ya no me siento segura en este país, y ante sí lo estaba”, añadió.

Braun es conocido en el país por su antisemitismo. El diputado de Confederación promueve teorías conspirativas sobre los judíos y afirma que quieren tomar Polonia. También defiende que se criminalice la homosexualidad y se le ha acusado de tener vínculos con Rusia.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_