El atípico triunfo de la ‘Zorra’ de Nebulossa en el Benidorm Fest | Televisión

De haber apostado por una canción del Benidorm Fest, jamás hubiera elegido Zorra, aunque haya sido mi favorita. El perfil de ganador en los concursos organizados para representar a España en Eurovisión suele ser uno de los siguientes:

a) Veinteañero/a de buena familia con ganas de ser famoso/a, apoyado económicamente por sus padres mientras lanza un discurso sobre el trabajo duro (y la salud mental).

b) Veinteañero/a con voz potente e impersonal que, tras varias aventuras en el mundo del espectáculo, es acogido por cierta discográfica y convertido en un producto de cadena de montaje elegido para llevar una propuesta cateta y demodé a Eurovisión.

c) Alguien de O.T.

d) Todo lo anterior a la vez.

Este año todo parecía indicar que se repetiría alguna de estas cuatro opciones. Si bien en 2023 ganó Blanca Paloma —que, sin ser de mi agrado, no encajaba del todo en estos supuestos—, no era de esperar que el Micrófono de Bronce se lo llevara un grupo como Nebulossa. Ellos han sido una propuesta atípica desde el principio. Pareja en torno a los cincuenta años con un trabajo “normal” fuera del mundo del espectáculo, fans de Manuela Trasobares, padres de familia y ajenos al circuito de las multinacionales. Son Roxette ambientados en una mansión gótica de En la Disneylandia del amor. Lo que tenían en contra era ser los favoritos del público. Fuera quedaron otros años La casa azul, Vicco, Tanxugeiras, Rigoberta Bandini y John Cobra (por esperpéntico) y Chimo Bayo (por leer mal las bases). Si algo se le puede reprochar a Nebulossa es el parecido de Zorra con la canción Perra (de la Bandini). Afortunadamente, en directo, sin posproducción de por medio, la voz de Mery Bas es más personal. Ojalá siga usándola en el futuro.

¿Gustará Zorra en Eurovisión? No lo creo. Eurovisión se planteó en un principio como una manera de lanzar a nuevos artistas y vender discos. Lleva décadas enquistado en un amaneramiento (uso este término en su acepción primitiva) de mascletá de purpurina y malas canciones. Ojalá vuelva a ser purpurina y buenas canciones. El triunfo de propuestas como las de Måneskin, Lordi, Eimear Quinn, Loreen (la primera vez) o Sobral me hacen pensar que tal vez Zorra sea apreciada. Si no es así, será buena noticia ver que un grupo como Nebulossa se hace un merecido hueco en el mercado de los festivales de verano.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas

APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_